La causa de los obreros sidoristas es la causa del pueblo trabajador

Trabajadores Sidor

* Los trabajadores y trabajadoras venimos dando luchas en muchas partes y sectores del país, para defendernos de una inflación galopante que se come el salario y los ingresos de las familias obreras y populares. La lucha en SIDOR es parte de esa pelea.

* Repudiemos que se pretenda poner como un crimen una lucha salarial, mientras a las transnacionales y a los empresarios del país, que se quedan gran parte de las riquezas y son los responsables de la inflación y la escasez, se les habla fuerte en el discurso pero en la práctica se les cede en todo lo que piden. El gobierno devalúa el bolívar, autoriza y permite los aumentos de precios, mantiene el IVA, ¿y pretende que la clase obrera no pelee con fuerza por su salario?

No es una huelga de “un par de sindicalistas” sino de las bases obreras

El presidente Maduro se ha dedicado a descalificar esta lucha, por ejemplo, dice que es obra de unos cuantos dirigentes que practican “el sindicalerismo”, que manipulan a los trabajadores. La verdad es que los actuales dirigentes del SUTISS (el sindicato de Sidor) son pro gobierno, y fueron las bases movilizadas las que les impusieron ponerse al frente de la lucha, porque si no iban a ser rebasados por el movimiento. De hecho estos dirigentes firmaron años atrás con la empresa el acta donde se estableció la mal fórmula de cálculo de las utilidades que los trabajadores exigen ahorita que se corrija. Incluso uno de estos dirigentes, José Meléndez, de Alianza Sindical y Marea Socialista (una corriente del PSUV), se ha caracterizado por intentar bloquear las medidas de paro, apoyándose hasta en los militares.

Es decir, esta burocracia sindical a la que Maduro fustiga no quería que la lucha se desarrollara, y vino a decretar la huelga después que ya en los hechos la empresa estaba parada desde las bases.

Son los mismos trabajadores que lucharon para que Sidor volviera a ser nacional y pública

“Sidor no les pertenece, le pertenece al pueblo de Venezuela”, dice Maduro, como si los trabajadores estuvieran pidiendo que deje de ser pública. Los trabajadores lo que están luchando es algo tan elemental como que parte de su esfuerzo les sea retribuido para una vida medianamente digna, en una empresa donde hay explotación como en cualquier otra empresa del país. ¿Acaso lo que produce Sidor no es el fruto del trabajo diario de esos miles de trabajadores?

Además, Maduro “olvida” que fueron estos mismos trabajadores los que le impusieron al gobierno del propio presidente Chávez la renacionalización de la empresa, porque en su alianza con el gobierno argentino no había hecho nada para revertir la privatización, conviviendo con la transnacional Ternium/Techint casi una década, incluso como parte de la junta directiva. Fue la lucha y movilización de estos trabajadores lo que logró que hoy Sidor sea nuevamente estatal, torciéndole el brazo al gobierno que hasta con una dura represión de la Guardia Nacional intentó frenar la lucha.

Los salarios de los trabajadores estatales no son los responsables de la “falta de recursos”

El gobierno dice que los trabajadores estarían pidiendo algo “imposible” de cumplir. ¿No es la misma cantaleta de toda la vida de los empresarios para que los trabajadores nos conformemos con poco? Maduro habló de la exigencia de 500 mil para cada uno, pero un trabajador dice: “Nosotros nunca hemos colocado una cifra, los que pusieron cifra al reclamo fueron los funcionarios del gobierno, en todo caso ellos lo calcularon en 200 mil o 150 mil dependiendo del tiempo de servicio, pero jamás ni cercano a esos 500 mil que dice Maduro”. ¡Se trata de 5 años de mal cálculo de sus utilidades!

Pero más allá de estos números, el gobierno insinúa que los reclamos no se pueden cumplir porque “no hay dinero”, que son unos “insensatos”, “tóquense la conciencia, si aún les queda”, dijo Maduro. O sea, los trabajadores siderúrgicos, ferromineros, del aluminio, petroleros, eléctricos, del agua, el gas, cementeros, maestras, enfermeras, de la administración pública, etc., tienen que resignarse a ver caer sus condiciones de vida porque si no serían los responsables de la quiebra del Estado. Y hay que decir que el propio presidente Chávez dejó instalada esa idea cuando una vez dijo “no le quitaré dinero a las misiones para dárselo a los sindicatos”.

Pero el Estado no solo destina dinero para salarios y planes sociales, sino también mucha plata para los capitalistas (tanto extranjeros como nacionales) ¡y esa plata que se le quita al pueblo venezolano no va precisamente a salarios! Nunca ha dejado de pagar la fraudulenta deuda externa (son millones de dólares que se van todos los años); se endeudó más al país con potencias extranjeras y banqueros (otra vía por la que se van y se irán millones), cada vez que hizo alguna nacionalización la pagó a precio de mercado (más dinero para los empresarios), exonera de impuestos a transnacionales del gas y a varios sectores de la burguesía nacional con el argumento de un “estímulo para que produzcan” (más plata del pueblo que se nos va en estos subsidios, porque ese hueco en la recaudación de impuestos lo cubrimos los demás), y a los “productores nacionales” les pone a disposición “los fondos y créditos estatales” (más recursos públicos para el capital).

Entonces, ¿el problema son los salarios de la clase trabajadora de la industria, servicios y administración pública o es la sangría de recursos públicos que van a manos del capital privado internacional y nacional?

Una mentira cargada de ponzoña: que la lucha obrera sería la responsable del incumplimiento de la meta de viviendas

“Cuando ustedes paran la empresa le están quitando las cabillas al humilde”, “si no entregamos las 300 mil casas a fin de año, los responsabilizo por este crimen, 300 mil hogares están en peligro”, así se despachó Maduro, buscando que las familias sin casa vean a los obreros en lucha como los responsables de que el gobierno no cumpla su promesa. Cualquier trabajador sabe que la huelga es casi siempre la última opción que queda después de haber agotado los trámites y la paciencia sin obtener respuesta, pero Maduro, al estilo de cualquier patrón, responsabiliza a los trabajadores. Así busca poner a pelear pueblo contra pueblo.

Pero además, la meta de la misión vivienda es de 380 mil este año, según el ministro Ramírez, y hasta agosto solo se habían terminado 80 mil, o sea, en 8 meses llevan 20% de la meta, sin paro en Sidor, ¿y por dos o tres semanas de paro es que no van a terminar en 4 meses el otro 80% que falta? Más aún, sin huelga, ya Sidor anda apenas a la mitad de su capacidad, por falta de mantenimiento, renovación de tecnología e insumos, el propio presidente de la CVG, el general Carlos Osorio, tuvo que reconocer que “he recorrido todas las áreas, y he visto en áreas los techos cayéndose, algo por allá podrío”, más bien como dice un trabajador, “arrancamos sin máscaras, sin lentes, sin botas y sin mascarillas y repuntamos la producción”.

¡Apostemos al triunfo de las luchas para que no sigan descargándonos el peso de la crisis!

Maduro dijo: “quisiera la burguesía que todos los gremios y sectores se volvieran anárquicos y paralizaran al país”. Según, a los empresarios les gustaría el ejemplo de miles de trabajadores en huelga conquistando sus derechos. ¡Por favor! ¡Ninguno quiere que el ejemplo de Sidor triunfe y llegue hasta sus propias empresas! Al revés, tanto a los empresarios privados como al gobierno les conviene que estas luchas derrotadas, porque así “escarmientan” al conjunto de los trabajadores y fortalecen su posición para hacer que la crisis la sigamos pagando: para imponer salarios por debajo del costo de la vida, otra devaluación, incumplimientos de contratos colectivos, más aumentos de precios, etc.

Por eso una derrota de luchas como la de Sidor, sería una victoria para el conjunto de los empresarios y patronos, pero en cambio, un triunfo de esta huelga fortalecería al conjunto de los trabajadores y el pueblo pobre, porque mostraría que las únicas opciones no son la resignación, o entregar las esperanzas en el gobierno o la oposición, sino que con nuestras propias fuerzas podemos defender el salario y las condiciones de vida.

¡TODO EL APOYO A LA HUELGA DE LOS TRABAJADORES SIDERÚRGICOS!

LTS -Barricada

Anuncios

Acerca de Barricada Juventud Revolucionaria

Una organización juvenil revolucionaria, de estudiantes y estudiantes/trabajadores, por ahora fundamentalmente de la UCV, de diversas carreras (Historia, Sociología, Estudios Políticos, etc.) donde confluimos compañeros que militan en la LTS (Liga de Trabajadores por el Socialismo) e independientes, que coincide en el objetivo estratégico de acabar con esta sociedad de clases, de destruir al Estado de los patrones y conquistar un orden social sin explotados ni explotadores. Quienes impulsamos esta agrupación apostamos al desarrollo de una militancia juvenil verdaderamente rebelde y revolucionaria, anti sistema, que no tenga nada que obedecerle ni deberle a ninguna institución del sistema capitalista, a ninguno de los poderes de la sociedad burguesa, que no comulgue con ningún proyecto burgués ni se subordine al Estado.
Esta entrada fue publicada en Movimiento obrero y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s