Reflexiones sobre la represión y detención de estudiantes de la oposición burguesa

 

Por Gabriel Bottoni

Estudiante de Historia (UCV)

y militante de Barricada!

manifiestacion-derecha-represion

La escalada de acciones de calle desarrollada por el sector “ultra” de la oposición de derecha trajo, entre otras cosas, la represión y detención de estudiantes partidarios de la derecha. ¿Qué posición corresponde tener de parte de lxs estudiantes y jóvenes que reivindicamos una perspectiva revolucionaria anticapitalista? En el caso de las corrientes juveniles de la izquierda chavista, pareciera ser sentido común el apoyo a la actuación del Estado, sin embargo, muchos de estos grupos lo definen –al igual que nosotros– como un “Estado burgués”.Entonces, ¿por qué una juventud que se reivindica anticapitalista tiene una relación de apoyo tan naturalizada (y hasta automática, algunas veces) con lo que reconoce –por lo menos de palabra– como un aparato al servicio de la dominación burguesa? “Se trata de enfrentar a la derecha”, nos dirán, como justificativo. Entonces, ¿“para enfrentar a la derecha” se justifica el respaldo a la acciones de coacción y represión del “Estado burgués”? Sobre esto reflexionamos en esta nota.

 

La coyuntura política nacional y el carácter burgués del actual movimiento estudiantil.

Vivimos un momento político nacional signado por el agotamiento político y económico del Gobierno, aunado a un fortalecimiento de la derecha pro-yanqui que busca explotar demagógicamente la crisis en curso, intentando convencer a los trabajadores y el pueblo pobre de que es necesario apostar por “la democracia”, contra el supuesto “autoritarismo” del Gobierno. Esta falacia de “los demócratas” contra “los autoritarios” es una verdadera estafa contra los intereses de la clase trabajadora y de los sectores más oprimidos y pobres de nuestra sociedad.

Aunque el actual Gobierno gestione la economía capitalista con dosis de “sensibilidad social”, de mayor reparto de la renta petrolera hacia los sectores más empobrecidos, con mayores niveles de intervencionismo y dirigismo estatal sobre la economía, lo cierto es que en 15 años de estar ejerciendo el poder político, no rompió nunca con la propiedad privada capitalista, ni expulsar los intereses del capital extranjero asentados en el país. En la acera de enfrente, la oposición de la MUD plantea un programa de administración de la sociedad burguesa donde el centro de sus ideas no sale de un burdo y agotado esquema liberal de permitir a los capitalistas mayores libertades propias, menos peso del Estado en la dinámica económica, austeridad presupuestaria, mayor margen de maniobra a los capitales extranjeros, etc. Nada nuevo bajo el sol del agotado liberalismo.

Mientras, el sector del movimiento estudiantil que desde el 12 de febrero de este año tomó importantes zonas de la capital del país, así como de otras importantes concentraciones capitalinas del interior, como Valencia, Mérida, San Cristóbal, Maracaibo, etc., está claramente alineado con los intereses del empresariado nacional y extranjero, pues se trata de un movimiento estudiantil cuyas banderas de lucha no son más que las de “queremos que Maduro se vaya”, es decir, busca salir del Gobierno actual sin dudar en ningún momento de que quienes deben sustituirlo son los factores de la oposición política aglutinada en la MUD. Este sector del movimiento estudiantil, base social de la oposición burguesa, no lucha contra el Gobierno porque se sienta especialmente interesado en acabar con la explotación capitalista o con la expoliación imperialista de Venezuela por parte de las potencias extranjeras, sino que lucha “contra la inseguridad” exigiendo poner más policías en la calle y en los barrios, “contra el desabastecimiento”, pidiendo que el Gobierno deje de “asfixiar” a los “pobres empresarios” con sus medidas intervencionistas y les deje dar rienda suelta a sus negocios, “contra la inflación”, adscribiendo a la lógica burguesa según la cual el fenómeno inflacionario sólo se debe a que hay más masa monetaria en circulación que producción real de bienes y servicios, desequilibrio que sólo puede saldarse recortando el gasto público, etc. En otras palabras, toda la crisis en curso es culpa del Gobierno y sus “malas políticas”, mientras la burguesía y el imperialismo saldrían con las manos limpias del entuerto, como pobres ángeles que no tienen responsabilidad ante la crisis económica. Estos son los caracteres que, a grandes rasgos, nos trazan una imagen de ese movimiento estudiantil derechizado y el por qué decimos que le es funcional a los intereses de banqueros, industriales, terratenientes y grandes comerciantes.

Es en la lucha por acceder al control del aparato estatal que la oposición patronal desenvaina toda su demagogia derechista al servicio del capital nacional y extranjero, y el movimiento estudiantil les sirve como una preciosa joya decorativa para dar más legitimidad a su “lucha por la democracia”. ¿Acaso la lucha por el poder político de la derecha venezolana no se ve más “pura” y “honesta”, si detrás suyo se ve respaldada por cientos de miles de estudiantes levantando las mismas banderas y las mismas demandas reaccionarias? Todo el discurso contra el autoritarismo gubernamental, contra la violación de las libertades democráticas, etc. no puede ser más que bullshit[1] en boca de los opositores de derecha, bien sea su ala moderada (Radonski, Aveledo, etc.) o su ala más ultrosa (López, Ledezma, Corina Machado). Sólo se valen del discurso pro-derechos humanos para justificar su lucha por el poder, es decir, su lucha para poder desarrollar un programa político y económico más favorable a los intereses del gran capital nacional y sus socios extranjeros, principalmente norteamericanos, pues bien sabemos que lo que menos les interesa son los derechos humanos como los vimos en las pocas 48 horas que estuvieron en el Gobierno tras haber dado el golpe de Estado de 2002. Pero, preguntamos, ¿qué puede ser más autoritario y antidemocrático que un programa político que para ser desarrollado en la práctica implica necesariamente partir del reconocimiento del derecho a la existencia de la propiedad privada sobre los medios productivos, es decir, del derecho a la explotación de las mayorías trabajadoras por una minoría social parasitaria, y a que, por tanto, todas las necesidades sociales están subordinadas al interés de la ganancia capitalista?

 

El Gobierno nacional ha reprimido fuertemente a las protestas del movimiento estudiantil derechizado. ¿Qué posición debemos tener los revolucionarios?

                Como hemos venido explicando, el sector del movimiento estudiantil que copó la escena política nacional con sus protestas desde el 12-F, tiene un claro carácter pro-empresarial y burgués. Ante la cada vez mayor debilidad política del Gobierno de Maduro, y la mayor dinámica de los tiempos políticos que introduce la crisis económica de fondo, vimos cómo ese movimiento estudiantil sirvió para presionar fuertemente al Gobierno en función de acelerar los acercamientos con la burguesía nacional y las llamadas “mesas del diálogo económico”, que parieron medidas antipopulares y antiobreras (como los aumentos de precios, la autorización de miles de despidos, etc.). Pero, por otro lado, la represión desatada contra esas movilizaciones estudiantiles no escatimó esfuerzos, dejando un saldo de cientos de estudiantes detenidos, que aunque la gran mayoría ha sido puesta en libertad, muchos continúan con procesos judiciales y régimen de presentación a tribunales.

Desde Barricada no somos indiferentes a este accionar represivo del Estado burgués, que si bien en este caso ejercitó sus músculos contra un movimiento estudiantil derechizado y pro-empresarial, hemos visto durante años cómo hacía recaer –y sigue haciéndolo- su peso coercitivo con mucha más fuerza sobre luchas emblemáticas y de vanguardia desarrolladas por la clase obrera nacional, o por otros sectores sociales oprimidos, como los campesinos que ocupan tierras o el caso de los indígenas, específicamente de los yukpa en la Sierra de Perijá, con centenares de ellos asesinados por los sicarios de los propios ganaderos, y algunos casos de la misma Guardia Nacional, y de los Pemón en el Estado Bolívar. Los revolucionarios no podemos avalar ninguna demostración de fuerzas que el Estado capitalista desarrolle, incluso si va dirigida contra sectores, partidos o movimientos políticos burgueses. Sería descabellado creer que la soga que hoy utiliza ese Estado contra los enemigos políticos de la oposición patronal no será usada mañana –y repetimos que ya lo viene siendo- contra las luchas que dé el pueblo trabajador y pobre por sus condiciones de vida, o contra una izquierda anticapitalista realmente independiente del Gobierno nacional y de la oposición patronal, izquierda que hoy no existe y que desde Barricada llamamos a construir.

Ese Estado que lanza perdigones y balas de goma – y en algunos caso de plomo, contra las protestas de los estudiantes derechizados, es el mismo que durante los quince años del Gobierno “revolucionario” ha sido cómplice silencioso del asesinato de más de 200 campesinos que luchaban por tierra, permitiendo la impunidad de los grandes terratenientes, es el mismo que ejecutó el asesinato de dos obreros en lucha en la transnacional japonesa Mitsubishi motors en el estado Anzoátegui, el mismo que permitió la impunidad del sicariato patronal ejecutado contra los dirigentes sindicales de la UNT-Aragua, Richard Gallardo, Luis Hernández y Carlos Requena, el mismo que saboteó y frustró hasta el cansancio la experiencia de gestión obrera directa de la producción que hicieran los obreros de Sanitarios Maracay en el año 2006, el mismo que encarcela dirigentes obreros que luchan por contratos colectivos y mejoramiento de salarios, como el emblemático caso de Rubén González, secretario general del sindicato de Ferrominera del Orinoco en el estado Bolívar, o los trabajadores de empresa mixta Civetchi, mandados tras las rejas por intentar montar un sindicato que sirviera para defender sus derechos socio/laborales, el mismo que hoy tiene a cientos de trabajadores y trabajadoras con procesos judiciales por haber participado de alguna acción de lucha (paro, huelga, tranca de calle, ¡incluso por repartir un volante!) contra la explotación a que son sometidos.

 

¿Estamos o no estamos por la liberación de los estudiantes que siguen presos?

Como revolucionarios que nos oponemos a cualquier medida del Estado burgués contra las libertades democráticas, en el entendido de que quienes terminan pagando el mayor precio de esos ataques son los trabajadores y los sectores populares, rechazamos abiertamente las detenciones de estudiantes. Pero somos conscientes de que la derecha patronal explota el tema de las detenciones estudiantiles en su lucha por el poder político, haciendo fuerte demagogia para lavarse la cara y presentarse como los grandes defensores de las libertades democráticas y los derechos humanos.

Es que es tan falsa y demagógica esta derecha y el sector del movimiento estudiantil que la apoya, que no resulta pura casualidad que mientras exigen la libertad de asesinos como Simonovis, responsable de los asesinatos perpetrados por la otrora Policía Metropolitana en Puente Llaguno en el 2002, jamás han levantado la voz por los centenares de obreros que están presos por luchar, por los trabajadores asesinados por la represión estatal, como el caso de los obreros de Mitsubishi, o la impunidad reinante frente al sicariato patronal; tampoco por la muerte de los campesinos que luchan por tierras, o la represión y asesinatos selectivos de importantes personalidades de nuestras comunidades indígenas, como Sabino Romero, cacique yukpa. Toda esta hipocresía y doble discurso con el tema de los derechos humanos no es pura casualidad, se explica por el carácter burgués de la oposición de derecha, cuestión que también define a ese movimiento estudiantil derechizado.

A pesar de la demagogia y la hipocresía de la oposición burguesa y su movimiento estudiantil derechizado con relación a la defensa de los derechos humanos, somos conscientes de que cualquier medida del Estado burgués que limite las libertades democráticas –como el encarcelamiento de jóvenes universitarios afines a la derecha patronal- caerá –y ya recae duramente- sobre los trabajadores y el pueblo pobre.

Los y las jóvenes revolucionarios agrupados en Barricada exigimos la liberación de todos los detenidos por luchar y protestar, y el desprocesamiento de los que aún estando libres deben someterse a régimen de presentación a tribunales o tienen restricciones para ejercer la actividad de organización sindical o participar de actividades políticas y manifestaciones. Esto abarca, primero que todo, a los cientos de trabajadores presos por intentar desarrollar alguna medida de lucha, bien sea desde la batalla por un contrato colectivo que venció y necesita renovación, hasta la necesidad de tener organización sindical, como el caso de los obreros de Civetchi, o repartir un volante; así como los miembros de otros sectores sociales oprimidos que hoy están presos o procesados por luchar.

Si una medida de excarcelación y desprocesamiento de este tipo implica que salen libres los estudiantes afines a la oposición burguesa, esto no sería lo clave, lo clave es que se le estaría poniendo un freno al accionar represivo del Estado capitalista, ese accionar con que se golpea brutalmente las luchas de la clase obrera, los campesinos sin tierra y pueblos indígenas. El asunto central es batallar contra el mayor fortalecimiento de un aparato de coacción y represión que cada vez que puede se cierne como una maldita máquina de amedrentamiento y aplastamiento de los intentos de los explotados de levantar la cabeza y caminar sobre sus propios pies contra la explotación y las injusticias del sistema. ¿O es que acaso no jugaría a favor de los de abajo el hecho de que trancar una calle, hacer una asamblea, una huelga, un paro, enfrentarse a la represión policíal, no signifique que automáticamente el Estado tiene derecho a enjuiciar o poner tras las rejas a quienes tomen estas medidas?.

 

Además, no es poca cosa que, una eventual medida de desprocesamiento judicial o liberación de este tipo, va dirigida sobre todo a que los miembros de nuestra clase social, los obreros explotados, los campesinos pobres, y los luchadores sociales populares, podrán estar de nuevo en la primera fila de la lucha contra los explotadores capitalistas.

 

Por eso, nos parece completamente equivocado, inconsecuente con una posición de juventud “rebelde”, de izquierda y anticapitalista, respaldar el accionar represivo estatal y negarse a levantar las banderas del desprocesamiento y liberación de quienes tomen medidas de lucha o protesta, con el argumento de que así saldrían favorecidos algunos miembros de las filas de la reacción burguesa. Al fin y al cabo, nunca ha sido el Estado burgués, sino la fuerza de clase trabajadora y el pueblo pobre en lucha, la que puede pararle la mano a las arremetidas reaccionarias, y bregar para que esa fuerza se ponga en pie  es opuesto por el vértice a respaldar el fortalecimiento de las capacidades de control y represión del Estado que la oprime.

 

Anuncios

Acerca de Barricada Juventud Revolucionaria

Una organización juvenil revolucionaria, de estudiantes y estudiantes/trabajadores, por ahora fundamentalmente de la UCV, de diversas carreras (Historia, Sociología, Estudios Políticos, etc.) donde confluimos compañeros que militan en la LTS (Liga de Trabajadores por el Socialismo) e independientes, que coincide en el objetivo estratégico de acabar con esta sociedad de clases, de destruir al Estado de los patrones y conquistar un orden social sin explotados ni explotadores. Quienes impulsamos esta agrupación apostamos al desarrollo de una militancia juvenil verdaderamente rebelde y revolucionaria, anti sistema, que no tenga nada que obedecerle ni deberle a ninguna institución del sistema capitalista, a ninguno de los poderes de la sociedad burguesa, que no comulgue con ningún proyecto burgués ni se subordine al Estado.
Esta entrada fue publicada en Universidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s